Seleccionar página

Cuando Warner Music Nashville (WMN) lanzó el debut de Ashley McBrydes en un sello importante el 30 de marzo de 2018, el título del álbum, Girl Going Nowhere , creó muchas historias sobre la cantautora en bruto que, en realidad, se dirigía a grandes cosas.

Explorar

Explorar

ashley mcbryde

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Eso podría no haber sido evidente por la reacción de las radios terrestres. A Little Dive Bar en Dahlonega alcanzó el puesto 30 en Country Airplay; El sencillo de segundo año, Radioland, no llegó a las listas, pero hubo otros indicadores. McBryde fue nombrada mejor artista nueva cuando The Nashville Scene presentó su 19.ª encuesta anual de críticos de música country, obtuvo el respaldo de los rebeldes de alto perfil Eric Church y Miranda Lambert, y la demanda fue tan fuerte cuando McBryde tocó en Nashville en el otoño que el concierto tuvo para ser trasladado a un lugar más grande.

Girl Goin Nowhere anunció otro giro de girl-headed-somewhere cuando se transmitió por radioland a través de PlayMPE el 3 de diciembre. Cuatro días después, Girl Going Nowhere aterrizó entre los cinco finalistas del premio Grammy al mejor álbum de música country, una contundente validación de la tenacidad y el espíritu de McBryde. por un rico cuerpo de canciones que reconoce las oscuras realidades de los obstáculos de la vida, pero también se las arregla para encontrar una pizca de tenaz esperanza.

Todavía digo la oración todos los días, solo para ayudar a que se asiente, que fueron nominados para un Grammy, señala McBryde. Todavía se siente extraño.

Relacionado

Ashley McBryde habla de la nominación al Grammy, interpreta tres canciones en 'CBS This Morning': reloj

Ya sea que gane o no cuando se entreguen los premios anuales número 61 el 10 de febrero, el desarrollo cambia la dinámica de los desvalidos en su carrera solo un poco. McBryde luce un nivel de tatuajes de motociclista, deja caer una bomba F o dos en una charla matutina y no aseguró el trato con WMN hasta que cumplió los 30 años. Su camino no siguió la versión estándar y arreglada de la feminidad que tiende a triunfar en el campo.

Girl Goin Nowhere abre el álbum de McBrydes de una manera apropiadamente poco convencional, es una balada folk reflexiva y despojada en lugar de un himno rockin country que adopta ese papel de desvalido.

Soy consciente de que no tengo ventaja en esta industria, dice. Así que aquí estamos, y así es como sonamos, creo que está haciendo una declaración bastante buena en general al comenzar el disco de esa manera.

Girl Going Nowhere hace su declaración con una verdadera atención a la artesanía. Ya sea documentando una relación complicada en Andy (I Cant Live Without You), creando un misterio fantasmal en Southern Babylon o cantando a gritos una tragedia de la mayoría de edad en Livin Next to Leroy, McBryde almacena sus canciones con un experimentado nivel de detalle: Ella pinta un puñado de imágenes mentales, pero los oyentes aún pueden asignar sus propios significados al material. Es un tipo de narración que sugiere que ha prestado mucha atención a John Prine, Guy Clark, Kris Kristofferson y Tom T. Hall. También es un nivel de experiencia que lleva años alcanzar.

No quieres poner tantos muebles allí que no puedas caminar, dice metafóricamente sobre las imágenes líricas, pero definitivamente necesitas suficiente para mirar y usar.

Relacionado

Barack Obama presenta la lista de reproducción de fin de año 2018: Carters, HER, Ashley McBryde, J. Cole, Prince, Kurt

McBryde hizo sus primeros intentos musicales en Arkansas, donde estuvo prácticamente atada a su guitarra ya una radio. Comenzó a escribir canciones antes de los 12 años. Luego, como adulta, se mudó a Memphis, donde trabajó como gerente de operaciones en un Guitar Center, un trabajo que no encajaba tan bien con sus presentaciones nocturnas en clubes como podría parecer.

El servicio al cliente no era mi punto fuerte en ese momento, dice entre risas.

Mejoré en eso, agrega. Resulta que no era el trabajo en el que estaba trabajando. Era para quien yo trabajaba.

Se mudó a Nashville, lanzó su primer EP independiente en 2006 y perfeccionó esas habilidades de escritura mientras la industria se sentía como una cruel forma de escaparate para cada artista o escritor hambriento. Estaba lo suficientemente cerca de la acción que podía ver a todas las personas exitosas; simplemente no fue capaz en ese momento de pasar por la puerta.

La primera regla de Nashville es que debes estar presente para ganar, así que, aunque sea difícil y aterrador, no llegarás a ningún lado si no estás allí para hacerlo, dice ella. La segunda regla de Nashville es que el último en renunciar es el que gana, así que si tienes que empezar a mirar por las ventanas, está bien, porque alguien se acercará y hablará contigo en las noches de escritores. Solo tienes que echar raíces y decidir, voy a hacer esto.

Hizo algunos creyentes, se ganó un lugar en la lista de WME y tuvo un descanso cuando uno de sus agentes la mencionó al gerente de Churchs, el fundador de Q Prime South, John Peets, quien la convenció en Nashvilles 3rd & Lindsley.

En las exhibiciones, es como un grupo de vendedores de autos usados; todos vienen e intentan venderte algo en la sala verde, señala. John Peets divide las aguas, se acerca a mí, me da la mano y me dice: Me gusta lo que haces, sé qué hacer con eso y estoy deseando hablar contigo. Y se dio la vuelta y se alejó. Era como, sigue ese coche. Ese es mi chico.

Juntaron el álbum Girl Going Nowhere con el productor Jay Joyce (Church, LANCO) y luego se enfrascaron en una guerra de ofertas con las discográficas que, según McBryde, fue incómoda. Las reuniones eran necesarias pero incómodas. Sin embargo, cuando fue a WMN, el personal estaba esperando en los taburetes de la barra y aplaudieron cuando entró en la habitación. Terminó chocando los cinco con el equipo, y ha estado recibiendo una buena cantidad de chocando los cinco de la industria desde el lanzamiento del álbum, lo que ha convertido a Lambert y Little Big Town en fanáticos, quienes contrataron a McBryde para abrir para la banda este año. .

Ella no necesita cambiar nada de lo que está haciendo, dice Karen Fairchild, LBT. El mundo necesita abrirse y estar expuesto a lo que ella está haciendo.

Afortunadamente, McBryde parece haberlo descubierto por sí misma. Pasó gran parte de enero escribiendo canciones para el próximo álbum, que espera comenzar a grabar en mayo. Sus coautores incluyeron citas con Lambert y Matraca Berg (Strawberry Wine, You and Tequila), uno de sus iconos de composición. McBryde pudo navegar por esas experiencias sin fangirlear demasiado y sin presionarse a sí misma para conseguir otra nominación al Grammy.

Esa es una repisa realmente peligrosa en la que pararse si piensas demasiado en ello, razona. Estás bebiendo tu propia agua de baño si tuvieras que pensar: ¿Qué escribiría Ashley McBryde? Ya te diste un tiro en el pie. Estoy muy, muy emocionada con la nominación al Grammy. [Pero] eso no puede entrar en la habitación conmigo en un escrito.

Video: