Seleccionar página

El icónico cuarteto de heavy metal Black Sabbath, el combo cruzado de pop de nueva ola Blondie, la leyenda del jazz fallecido Miles Davis, los pilares del rock sureño Lynyrd Skynyrd, el notorio grupo punk Sex Pistols y los cofundadores de A&M Records, Herb Alpert y Jerry Moss, fueron incluidos en el Rock y Roll Hall of Fame anoche (13 de marzo) durante una ceremonia en el Hotel Waldorf-Astoria de Nueva York. Lo más destacado del evento se transmitirá el 21 de marzo en VH1.

Metallica no solo incorporó a Black Sabbath, sino que también hizo versiones de Hole in the Sky y Iron Man, con el vocalista James Hetfield alcanzando su registro más alto para igualar el estilo de canto característico de Ozzy Osbourne. Por la presente, no solo reconozco, sino que grito desde todos los putos tejados que Black Sabbath es y siempre será sinónimo de heavy metal, dijo el baterista de Metallica, Lars Ulrich, luciendo una camiseta vintage de Sabbath.

La prensa nos criticó mucho durante muchos años, pero no nos dimos cuenta de eso, dijo el guitarrista Tony Iommi en el backstage cuando se le preguntó cómo Sabbath desafió los constantes ataques de la crítica en su camino para convertirse en una de las bandas de rock más influyentes de todas. tiempo. Todo lo que hemos hecho, en lo que hemos creído.

Después de un discurso de inducción de Kid Rock, Lynyrd Skynyrd saludó a los miembros fallecidos Ronnie Van Zant y Steve Gaines, quienes murieron en un accidente aéreo en 1977, así como al bajista Leon Wilkeson y al guitarrista Allen Collins, fallecidos. Varios miembros de la familia se turnaron al micrófono, y el baterista Artimus Pyle agregó con palpable emoción, extraño a todos los que mencionaron. Es casi el final de la velada y vamos a terminar con Free Bird. Skynyrd luego hizo exactamente eso, además de interpretar el himno del rock sureño Sweet Home Alabama con la ayuda de Kid Rock.

Todos nos amamos. "Nos quedamos en la misma habitación esta noche, pero no vamos a decirte qué más va a pasar", dijo el guitarrista Gary Rossington detrás del escenario, aludiendo a la alineación en constante rotación de la banda.

Habiendo declinado ya participar en el evento a través de una incoherente carta manuscrita publicada en su sitio web (que el fundador de Rolling Stone, Jann Wenner, leyó a la multitud), los Sex Pistols fueron presentados en ausencia con sus estatuas, que residirán en el Rock y Roll Hall of Fame and Museum en Cleveland hasta que se reclame.

Anteriormente, después de un discurso de inducción de Garbages Shirley Manson, los miembros actuales y anteriores de Blondie se encontraron en medio de un momento increíblemente incómodo cuando el guitarrista Frank Infante y el bajista Nigel Harrison, fallecidos hace mucho tiempo, lamentaron el hecho de que no se les permitía tocar con los originales. miembros Debbie Harry, Chris Stein y Clem Burke.

Queremos jugar. No fuimos parte de eso, dijo Harrison, y agregó que ver una película de los aspectos más destacados de la carrera de Blondie lo hizo sentir como si estuviera asistiendo a su propio funeral. Bienvenidos a la noche de bingo. El espectáculo continuó sin comentarios por el momento, con Blondie repasando sus éxitos Heart of Glass, Rapture y Call Me.

En lo que a mí respecta, se borraron a sí mismos de la historia de la banda, dijo el guitarrista Chris Stein después del backstage, señalando que Infante y Harrison habían demandado a la banda por la propiedad del nombre Blondie. Habría estado muy feliz de apoyar a esos tipos si no nos hubieran atacado.

El pianista Herbie Hancock incorporó a Davis, con quien colaboró ??de 1963 a 1968. Se trata de un hombre negro cuyos antepasados ??estuvieron en la esclavitud. Es un icono internacional. Estados Unidos debería estar orgulloso de él, dijo el hijo de Davis, Gregory. Espero que estar aquí unirá a mi familia y nos mantendrá fuertes, como lo fue su música.

Luego, Hancock dirigió una banda con el baterista Jack DeJohnette, el bajista eléctrico Marcus Miller y el guitarrista Mike Stern a través de una suite de In a Silent Way, Tutu y Jean Pierre.

Sting incorporó a los magnates discográficos Alpert & Moss, confesando que nunca hasta el día de hoy he conocido a dos caballeros más finos. Comenzaron distribuyendo discos desde un garaje en Hollywood y terminaron con la compañía discográfica independiente más grande y exitosa del mundo.

Comenzamos con un apretón de manos y éramos una fábula estadounidense, dijo Moss. Nunca nos cuestionó qué haríamos a continuación. Compramos un pequeño lote y teníamos una compañía discográfica.

La velada comenzó con un tributo a la difunta leyenda del soul Wilson Pickett, con Solomon Burke vestido con lentejuelas (actuando sentado en un trono dorado), la vocalista Leela James, el cantante y guitarrista Marc Broussard y el saxofonista de la E Street Band Clarence Clemons en el 634-5789. Mustang Sally y Tierra de las 1.000 Danzas.

Terminó con un saludo a Nueva Orleans con Elvis Costello, Allen Toussaint y las bandas Robbie Robertson, quienes interpretaron el clásico de Toussaints ¿Quién va a ayudar al hermano a llegar más lejos? y el elemento básico de Fats Domino Walking to New Orleans. Tanto Costello como Toussaint dieron emotivos discursos de antemano, haciendo referencia al impacto del huracán Katrina y cómo la música acudió en ayuda de la ciudad en un momento de necesidad. Debemos hacer una canción y no un discurso.

Relacionado

Jann Wenner dice que MeToo sufre de la ausencia del debido proceso

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

chris stein

clarence clemons

debbie harry

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Video: